Ir al contenido principal

Asesinato en el Orient Express



 Por José Miguel García de Fórmica

Hay literaturas incómodas y hay literaturas confortables; cuidado: no digo que un tipo a la fuerza haya de ser mejor que el otro. Pero para mí un prototipo de la segunda ha sido siempre el muy british universo de Agatha Christie, en cuyas páginas siempre me he demorado con gozosa familiaridad, como si hubiera nacido en uno de esos tranquilos villorrios donde, entre reuniones para tomar el té y planear tómbolas benéficas, se cuela una inesperada huella del pasado que conduce al crimen, o como si viajara de continuo a uno cualquiera de esos escenarios cosmopolitas de la vieja Europa (o de las colonias británicas) donde las clases altas alivian su aburrimiento asistiendo a las deducciones, siempre hiperbólicas, de un detective belga de escasa estatura, bigotes de chef parisino y cabeza con forma de huevo. No en vano, de pequeño creía que la literatura se componía, ante todo, de dos nombres: el del francés Julio Verne y el de esta novelista británica que, a día de hoy, creo que sigue siendo la autora más vendida de todos los tiempos.
Asesinato en el Orient Express, ahora de actualidad por la reciente (y excelente) adaptación al cine que acaba de dirigir Kenneth Branagh, es una de sus obras más populares, pues no solo contiene la quintaesencia de sus características —el microcosmos internacional, el escenario exótico, la riada de sospechosos cada uno de los cuales tiene un buen motivo para haber cometido el crimen, la estructuración de la intriga por medio de largas escenas dialogadas en las cuales sus inteligentísimos indagadores tratan de sorprender cualquier cabo suelto en sus interlocutores, la escena final en que todos los personajes son reunidos para asistir a la exhibición de una brillante mente deductiva— sino que ofrece una de las soluciones criminales más originales de una carrera que abunda en ellas, y de la cual no se puede anticipar nada so pena de destruir su principal interés a quienes no la han leído (o, aunque no lo vayan a hacer nunca, tampoco hayan visto la película).
Por supuesto, el interés de la novelista no radica tan solo en su intriga (aunque, justo es decirlo, sea lo principal) sino en esa atmósfera que sus incondicionales reconocemos al instante: una atmósfera de confortabilidad que nos permite introducirnos sin dificultad alguna en ambientes que nos son tan ajenos (es decir, tan familiares) como la Tierra Media de Tolkien o el Londres de Sherlock Holmes. Ese incondicional sabe bien que ninguna de las palabras que Hércules (perdón, ahora es Hercule) Poirot extrae de sus sospechosos es gratuita, y que ninguna reacción, por casual que parezca, carece de sentido: después de todo, es una de las claves más entrañables de eso que los británicos llaman novela-enigma y que, no puedo evitarlo, para mí sigue siendo el paradigma de la intriga policiaca (debo confesar aquí que, a la misma edad que leía estas novelas, detestaba los capítulos de la mítica serie Colombo —que luego, ya adulto, he adorado— porque nos revelaba al criminal en la primera escena, y maldita la gracia que me hacía asistir tan solo al modo en que el destartalado teniente de policía los desenmascaraba).
Es cierto que la densidad dramática de esta novela es mínima (lo cual no quiere decir que todas las suyas lo sean: ahí está para desmentirlo la espléndida y melancólica Telón, famoso último caso de Poirot —que no última de sus novelas), pero poco importa ante la ligereza con que se lee. En último extremo, la brillante intriga de Asesinato en el Orient Express contiene (como otras de su autora: no desvelo por tanto ningún detalle de su resolución) una apología del asesinato, en determinadas circunstancias, como un acto de justicia. Quien quiera ver cómo es posible darle la vuelta a esta lectura, e incluso dotar al esquemático Hércules (perdón, Hercule) Poirot de una inesperada profundidad dramática debe complementarla, como he hecho yo, con la visión de la película de Branagh.

Comentarios

  1. Ayer vi otra vez la versión de Lumet de la novela. Me entretuvo sin entusiasmo. Hay una cosa que me resulta incomprensible: la deducción de quién es cada cual. Empezando por el tal Ratchett-Cassetti.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo en todo. Sólo quiero reivindicar como la mejor versión cinematográfica de Christie la película “Testigo de cargo”, dirigida por Billy Wilder con una suprema Marlene Dietrich, el omnímodo Charles Laughton y la última interpretación de Tyrone Power. Nada que envidiarle a sir Alfred Hitchcock. La he visto subestimada últimamente, aunque me parece superior a ésta de Lumet. ¿La de Branagh? Veremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, Franklin, es que tiendo a "olvidar" que "Testigo de cargo" está basada en un cuento y una pieza teatral de Agatha Christie, porque, primero, precisamente si la película no llega a ser especialmente interesante es por la falta de prestancia del original, muy limitado, y segundo, porque la personalidad de Billy Wilder oculta aquí totalmente la de la novelista. De hecho, lo mejor de esta película es lo que aporta el director y guionista, es decir, toda la enjundia relacionada con la decadencia física del brillante abogado y su relación con la enfermera. En cuanto a las películas, la de Lumet la tengo medio olvidada porque nunca me pareció gran cosa, y la de Branagh, como señalo en mi blog La mano del extranjero, es francamente interesante.

      Eliminar
  3. Es la primera vez que leo que la lectura de una novela que ha resultado muy placentera debe estar acompañada de la versión cinematográfica. Lo normal o típico es que se comparen y, por lo general, la novela gana.
    Bien, pues me han entrado ganas de leer y de ver.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Rebelión en la granja vs. 1984

Por José Miguel García de Fórmica
«Cada renglón que he escrito en serio desde 1936 lo he creado, directa o indirectamente, en contra del totalitarismo y a favor del socialismo democrático», escribió George Orwell, el hombre que, haciendo honor a esas palabras, concibió las dos mayores diatribas antitotalitarias más conocidas de la literatura, Rebelión en la granja y 1984. Es decir, Orwell las dirigió contra esa variante del totalitarismo que durante gran parte del siglo XX tuvo visos de triunfar, el comunismo soviético (contra el totalitarismo fascista él ya había combatido personalmente, en la guerra civil española), que en el momento de redacción de esos libros emergía de la segunda guerra mundial en la cúspide de su prestigio. De hecho, y como él mismo denuncia en el prólogo que suele acompañar al primero de esos libros, le costó mucho trabajo encontrar un editor que publicara un panfleto tan evidente contra el ahora amigo soviético (uno de ellos le dijo que habría sido más fácil d…

Esposa hechicera

Por José Miguel García de Fórmica
 Una apacible tarde de primavera, el profesor Norman Saylor, en la tranquilidad de su bonita casa en el campus de una pequeña ciudad universitaria, Hempnell, se toma un descanso durante el cual saborea con satisfacción la plena conformidad de su vida: todavía joven y atractivo, con una esposa deseable y muy enamorada, con prestigio académico en su campo, la sociología, y a punto de consolidar su situación profesional con el nombramiento de catedrático que da por seguro, todo parece sonreírle. Y sin embargo, ignora que acaba de asomarse al vacío. Un travieso deseo de curiosidad lo lleva a revolver los cajones de su esposa, Tansy, y de pronto descubre, con horror, que están atiborrados de amuletos de toda laya, de tarros cuyas etiquetas indican la más repugnante procedencia (tierra de cementerio, hierbas malignas…), de chocantes fotografías, incluso de un diario repleto de conjuros. En otras palabras: Tansy, modelo de mujer moderna, es una adepta de la …

El retrato de una dama

Por José Miguel García de Fórmica
Acabemos antes con los datos que figuran en cualquier entradilla sobre esta novela: El retrato de una dama es la primera gran novela larga de Henry James, excelentemente acogida en su momento, y la obra fundamental del llamado «tema internacional» que el autor trató tantas veces, sobre todo en la parte inicial de su carrera. Este gira en torno al conflicto que surge entre la inocencia y la corrupción, o cuando menos la ambigüedad moral, representadas una por la joven América y la otra por la vieja Europa. Lo había ensayado en varias obras, una de las cuales le había otorgado su mayor triunfo comercial hasta la fecha: Daisy Miller (publicada en 1878, dos años antes que El retrato). En la presente novela, es una joven llamada Isabel Archer la que se presenta en Europa al ser descubierta por parientes ya instalados en el viejo continente. Convertida de la noche a la mañana en beneficiaria de una enorme herencia, Isabel va siendo envuelta lenta pero impla…

La historia siguiente

Por B. Arias
   Lo más difícil al comentar esta pequeña joya de Cees Nooteboom es referise a ella sin desvelar el secreto de su trama, que no deja de estar clara, si bien podría permanecer en penumbra tras una lectura apresurada. No nos debemos dejar embaucar por el tamaño del relato, sus apenas cien páginas, la economía de medios alcanza a todos los aspectos de la narración, y si un dato crucial se apunta en una sola línea y sin repeticiones, sólo cabe esperar que nos pille bien atentos. En caso contrario, siempre cabe la relectura. En mi caso, voy por la sexta, y cada vez me parece la primera. Como ya estoy sobre aviso, sé que tan importante como el relato de sucesos es el contexto desde el que se rememora la historia, pero este último es el que no se puede desvelar. De la historia del profesor de lenguas clásicas, "Sócrates", de su alumna Lisa d'India, de su compañera Maria Zeinstra, profesora de Biología, del marido de ésta, Arend Herfst, poeta y monitor de baloncana…

La Flecha Negra

Por José Miguel García de Fórmica
Tengo por mi guerra «favorita» una contienda de la que no tengo mayores conocimientos que los que me han dado dos obras literarias (y, por tanto, también cinematográficas). Una, claro, es el Ricardo III de Shakespeare (y de Laurence Olivier); la otra, una novelita de Robert Louis Stevenson que no suele figurar entre lo más conocido de su autor pero que es seguro que quien la haya leído habrá de recordarla siempre con el mayor de los placeres. La contienda es la Guerra de las Dos Rosas (que ya de por sí diríase un nombre inventado por un literato). La novelita, La flecha negra. El autor la publicó inicialmente en 1883, por entregas, en la misma revista y con el mismo seudónimo (el alias de Capitán George North) donde poco antes había hecho lo propio con la historia que por siempre le hizo ganar la inmortalidad, La isla del tesoro. No es casualidad, por tanto, que en ambas brille el mismo ímpetu narrativo, la misma alegría por el mero arte del relato, l…

Corazón tan blanco

Por B. Arias
   Es una de las novelas más valoradas, reseñadas, estudiadas y hasta leídas de los últimos años en España. Preguntarnos por su valía en la actualidad, cuando se han cumplido 25 años de su primera edición, es pura retórica, y se puede contestar de corrido: su importancia es incuestionable, sin duda se trata de una de las mejores novelas del siglo XX español, y para muchos la mejor de Javier Marías (aunque personalmente prefiero las del Ciclo de Oxford).
   El motivo central es, inaugurando una costumbre de largo recorrido, unos pasajes de Shakespeare, en concreto de su Macbeth, y todo el argumento gira en torno al mal, la mentira y la sospecha en el seno del matrimonio y de las relaciones amorosas en general. Una pareja de recién casados, Juan y Luisa, se hallan de paso en un hotel de La Habana cuando asisten a una escena de confusión de identidades y a un diálogo conspirativo; de Cuba precisamente era la madre y la abuela de Juan, así como su tía, primera esposa de Ranz…

Climas

Por B. Arias 
   Hay toda una serie de autores de principios del siglo XX que ha arrastrado el tiempo más o menos injustamente, a pesar del éxito que disfrutaron en vida. Pienso en Knut Hamsun, Somerset Maugham, Hermann Hesse, Stefan Zweig  o André Maurois, entre otros. Son autores que esperan desde sus tomos de obras completas en las librerías de lance a que nuevos lectores vuelvan a apreciar sus esfuerzos ahora caducados en la novela. Reediciones puntuales y hasta nuevas traducciones, por ejemplo en el caso de Stefan Zweig, no invalidan el juicio de que son novelistas que han perdido la batalla contra el tiempo, primero porque representaron la versión más convencional de la novela del pasado siglo, una vez que se impuso la renovación de Joyce, Kafka o Faulkner; más tarde, en la actualidad, porque es imposible asumir su modo de encarar cuestiones políticas o morales, por ejemplo en lo relativo al amor y la mujer. Esto último llega incluso a indignar en el caso de Climas.    No conocí…

La edad de la inocencia

Por B. Arias
   Una novela no tiene que ser perfecta para encantarnos. Tampoco es preciso que sea muy original, es más, esto podría incluso ser un inconveniente. Para que nos guste, una novela tiene que parecernos bien escrita e interesante. "Bien escrita" (es decir, con un estilo que nos envuelva) e "interesante" (porque cuenta cosas que nos mantienen atentos), son términos muy subjetivos, y conviene ilustrarlos con ejemplos concretos. La obra más conocida de Edith Wharton (1862-1937), publicada en 1920 y Premio Pulitzer al siguiente, es un buen ejemplo de novela poco original e imperfecta; pero muy bien escrita y adictiva. Me parece imperfecta porque aun buscando el equilibrio matemático entre sus dos partes, la segunda se pierde en demasiados episodios sin trascendencia, y porque en general se detiene en detalles menores tanto de personajes (un escándalo financiero recorre de modo cansino la novela entera, sin afectar apenas a la trama principal) como de indumen…

El libro de la risa y el olvido

Por B. Arias
   Milan Kundera es uno de mis autores favoritos, y aunque he llegado a él relativamente tarde, se ha instalado con fuerza en mis hábitos de relectura. Hay otros a los que también me he tomado de un trago, sin terminar agradecido hasta el punto de releerlos; pero Kundera, como Coetzee, Nooteboom o Musil es de los que están y espero que sigan estando siempre ahí, al alcance de la mano.    Dicho esto, me preocupa la suerte de sus novelas. Pasado el periodo de mayor fama, a finales de los ochenta y principios de los noventa del pasado siglo, y teniendo en cuenta su edad y la falta de novedades, podemos preguntarnos con Jonathan Coe cuán importante es su obra hoy en día, y tal vez prepararnos para un diagnóstico inestable como el sugerido por el novelista inglés, quien se hace eco de la crítica de misoginia en un ensayo de Joan Smith (el propio Coe le atribuye a Kundera un aire de "androcentrismo") que ataca a la novela que quiero comentar ahora.    La califico de …

Siete cuentos morales

Por B. Arias
   Tenemos una novedad de Coetzee en primicia mundial. Se ha publicado antes en Argentina; pero ha aparecido también en España por un acuerdo entre El Hilo de Ariadna y Penguin pocos meses después. La traducción es de Elena Marengo, muy buena, con algunos argentinismos que se entienden sin problemas. El autor, que mantiene una buena relación con la Argentina, ha decidido que se edite antes en español y en tierras sudamericanas que en inglés. Una novedad de Coetzee es siempre una buena noticia. Si se trata además de una continuación de su novela Elizabeth Costello, mucho más, porque esa fue una de las cumbres de la impresionante cordillera en que se ha convertido su obra, todas de considerable altura, desde la primera novela publicada hasta esta pequeña colección de obras maestras del cuento.    Al parecer Elizabeth Costello es un trasunto del autor; pero no al modo de su alter-ego autobiográfico en las Escenas de una vida de provincias, sino aún más distanciado y ficticio…