Ir al contenido principal

Asesinato en el Orient Express



 Por José Miguel García de Fórmica

Hay literaturas incómodas y hay literaturas confortables; cuidado: no digo que un tipo a la fuerza haya de ser mejor que el otro. Pero para mí un prototipo de la segunda ha sido siempre el muy british universo de Agatha Christie, en cuyas páginas siempre me he demorado con gozosa familiaridad, como si hubiera nacido en uno de esos tranquilos villorrios donde, entre reuniones para tomar el té y planear tómbolas benéficas, se cuela una inesperada huella del pasado que conduce al crimen, o como si viajara de continuo a uno cualquiera de esos escenarios cosmopolitas de la vieja Europa (o de las colonias británicas) donde las clases altas alivian su aburrimiento asistiendo a las deducciones, siempre hiperbólicas, de un detective belga de escasa estatura, bigotes de chef parisino y cabeza con forma de huevo. No en vano, de pequeño creía que la literatura se componía, ante todo, de dos nombres: el del francés Julio Verne y el de esta novelista británica que, a día de hoy, creo que sigue siendo la autora más vendida de todos los tiempos.
Asesinato en el Orient Express, ahora de actualidad por la reciente (y excelente) adaptación al cine que acaba de dirigir Kenneth Branagh, es una de sus obras más populares, pues no solo contiene la quintaesencia de sus características —el microcosmos internacional, el escenario exótico, la riada de sospechosos cada uno de los cuales tiene un buen motivo para haber cometido el crimen, la estructuración de la intriga por medio de largas escenas dialogadas en las cuales sus inteligentísimos indagadores tratan de sorprender cualquier cabo suelto en sus interlocutores, la escena final en que todos los personajes son reunidos para asistir a la exhibición de una brillante mente deductiva— sino que ofrece una de las soluciones criminales más originales de una carrera que abunda en ellas, y de la cual no se puede anticipar nada so pena de destruir su principal interés a quienes no la han leído (o, aunque no lo vayan a hacer nunca, tampoco hayan visto la película).
Por supuesto, el interés de la novelista no radica tan solo en su intriga (aunque, justo es decirlo, sea lo principal) sino en esa atmósfera que sus incondicionales reconocemos al instante: una atmósfera de confortabilidad que nos permite introducirnos sin dificultad alguna en ambientes que nos son tan ajenos (es decir, tan familiares) como la Tierra Media de Tolkien o el Londres de Sherlock Holmes. Ese incondicional sabe bien que ninguna de las palabras que Hércules (perdón, ahora es Hercule) Poirot extrae de sus sospechosos es gratuita, y que ninguna reacción, por casual que parezca, carece de sentido: después de todo, es una de las claves más entrañables de eso que los británicos llaman novela-enigma y que, no puedo evitarlo, para mí sigue siendo el paradigma de la intriga policiaca (debo confesar aquí que, a la misma edad que leía estas novelas, detestaba los capítulos de la mítica serie Colombo —que luego, ya adulto, he adorado— porque nos revelaba al criminal en la primera escena, y maldita la gracia que me hacía asistir tan solo al modo en que el destartalado teniente de policía los desenmascaraba).
Es cierto que la densidad dramática de esta novela es mínima (lo cual no quiere decir que todas las suyas lo sean: ahí está para desmentirlo la espléndida y melancólica Telón, famoso último caso de Poirot —que no última de sus novelas), pero poco importa ante la ligereza con que se lee. En último extremo, la brillante intriga de Asesinato en el Orient Express contiene (como otras de su autora: no desvelo por tanto ningún detalle de su resolución) una apología del asesinato, en determinadas circunstancias, como un acto de justicia. Quien quiera ver cómo es posible darle la vuelta a esta lectura, e incluso dotar al esquemático Hércules (perdón, Hercule) Poirot de una inesperada profundidad dramática debe complementarla, como he hecho yo, con la visión de la película de Branagh.

Comentarios

  1. Ayer vi otra vez la versión de Lumet de la novela. Me entretuvo sin entusiasmo. Hay una cosa que me resulta incomprensible: la deducción de quién es cada cual. Empezando por el tal Ratchett-Cassetti.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo en todo. Sólo quiero reivindicar como la mejor versión cinematográfica de Christie la película “Testigo de cargo”, dirigida por Billy Wilder con una suprema Marlene Dietrich, el omnímodo Charles Laughton y la última interpretación de Tyrone Power. Nada que envidiarle a sir Alfred Hitchcock. La he visto subestimada últimamente, aunque me parece superior a ésta de Lumet. ¿La de Branagh? Veremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, Franklin, es que tiendo a "olvidar" que "Testigo de cargo" está basada en un cuento y una pieza teatral de Agatha Christie, porque, primero, precisamente si la película no llega a ser especialmente interesante es por la falta de prestancia del original, muy limitado, y segundo, porque la personalidad de Billy Wilder oculta aquí totalmente la de la novelista. De hecho, lo mejor de esta película es lo que aporta el director y guionista, es decir, toda la enjundia relacionada con la decadencia física del brillante abogado y su relación con la enfermera. En cuanto a las películas, la de Lumet la tengo medio olvidada porque nunca me pareció gran cosa, y la de Branagh, como señalo en mi blog La mano del extranjero, es francamente interesante.

      Eliminar
  3. Es la primera vez que leo que la lectura de una novela que ha resultado muy placentera debe estar acompañada de la versión cinematográfica. Lo normal o típico es que se comparen y, por lo general, la novela gana.
    Bien, pues me han entrado ganas de leer y de ver.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Rebelión en la granja vs. 1984

Por José Miguel García de Fórmica
«Cada renglón que he escrito en serio desde 1936 lo he creado, directa o indirectamente, en contra del totalitarismo y a favor del socialismo democrático», escribió George Orwell, el hombre que, haciendo honor a esas palabras, concibió las dos mayores diatribas antitotalitarias más conocidas de la literatura, Rebelión en la granja y 1984. Es decir, Orwell las dirigió contra esa variante del totalitarismo que durante gran parte del siglo XX tuvo visos de triunfar, el comunismo soviético (contra el totalitarismo fascista él ya había combatido personalmente, en la guerra civil española), que en el momento de redacción de esos libros emergía de la segunda guerra mundial en la cúspide de su prestigio. De hecho, y como él mismo denuncia en el prólogo que suele acompañar al primero de esos libros, le costó mucho trabajo encontrar un editor que publicara un panfleto tan evidente contra el ahora amigo soviético (uno de ellos le dijo que habría sido más fácil d…

La inmortalidad

Por B. Arias
Uno de mis autores más queridos es Milan Kundera; y si bien no es mi favorito, al menos compartimos esa inclinación por Robert Musil. En sus ensayos Kundera se refiere siempre a Rabelais, Cervantes y Diderot como sus referencias clásicas, y a Kafka, Broch, Musil y Gombrowicz como sus hermanos del siglo XX. Pero en La inmortalidad confiesa su debilidad por Musil (pág. 67), y sólo por eso él mismo y esta novela en particular, me tocan muy de cerca como lector. Lo que encuentro de genial en el checo ya crei verlo (y no deja de maravillarme) en el austriaco, antes además de que se desencadenara mi avidez lectora por el alumno aventajado, en quien al principio sólo logré ver un simple emulador del original. En realidad, Kundera se sitúa en la estela de la novela filosófica que encarna su referente como ningún otro autor, pero al mismo tiempo no se le puede negar una gran personalidad y muchas aportaciones únicas. Curiosamente, a día de hoy leo con cierta regularidad a Kundera,…

La Flecha Negra

Por José Miguel García de Fórmica
Tengo por mi guerra «favorita» una contienda de la que no tengo mayores conocimientos que los que me han dado dos obras literarias (y, por tanto, también cinematográficas). Una, claro, es el Ricardo III de Shakespeare (y de Laurence Olivier); la otra, una novelita de Robert Louis Stevenson que no suele figurar entre lo más conocido de su autor pero que es seguro que quien la haya leído habrá de recordarla siempre con el mayor de los placeres. La contienda es la Guerra de las Dos Rosas (que ya de por sí diríase un nombre inventado por un literato). La novelita, La flecha negra. El autor la publicó inicialmente en 1883, por entregas, en la misma revista y con el mismo seudónimo (el alias de Capitán George North) donde poco antes había hecho lo propio con la historia que por siempre le hizo ganar la inmortalidad, La isla del tesoro. No es casualidad, por tanto, que en ambas brille el mismo ímpetu narrativo, la misma alegría por el mero arte del relato, l…

La edad de la inocencia

Por B. Arias
   Una novela no tiene que ser perfecta para encantarnos. Tampoco es preciso que sea muy original, es más, esto podría incluso ser un inconveniente. Para que nos guste, una novela tiene que parecernos bien escrita e interesante. "Bien escrita" (es decir, con un estilo que nos envuelva) e "interesante" (porque cuenta cosas que nos mantienen atentos), son términos muy subjetivos, y conviene ilustrarlos con ejemplos concretos. La obra más conocida de Edith Wharton (1862-1937), publicada en 1920 y Premio Pulitzer al siguiente, es un buen ejemplo de novela poco original e imperfecta; pero muy bien escrita y adictiva. Me parece imperfecta porque aun buscando el equilibrio matemático entre sus dos partes, la segunda se pierde en demasiados episodios sin trascendencia, y porque en general se detiene en detalles menores tanto de personajes (un escándalo financiero recorre de modo cansino la novela entera, sin afectar apenas a la trama principal) como de indumen…

Fortunata y Jacinta

Por José Miguel García de Fórmica
La posible reticencia que podamos sentir hacia ella solo porque en los manuales de literatura es calificada (por aquellos que es dudoso que hayan leído otra cosa que literatura «seria») como la novela más grande del siglo XIX español queda vencida solo con aplicar el único método para salir de dudas: leerla. Fortunata y Jacinta no sé si será la mejor novela de esa centuria, ni siquiera si la más destacada de Galdós, pero desde luego es una obra grandiosa, excepcional, inolvidable. Sorprendido justo en mitad del caminode su vida, el escritor canario la escribió con el convencimiento pleno de estar ejecutando una novela culminante en su trayectoria: como Auto de fe o Cien años de soledad o Los hermanos Karamázov, es una de estas que se llaman novelas-mundo, por ambición, por extensión, por el propósito de incluir en ella una completísima expresión del universo humano. Un universo encarnado en una ciudad, Madrid, más que nunca un personaje fundamental d…

Los embajadores

Por B. Arias
Los embajadores (1903) es la novela intermedia de la Gran Trilogía de Henry James, justo entre Las alas de la paloma (1902) y La copa dorada (1904), siendo considerada por el propio novelista (así lo manifiesta en el prólogo a Retrato de una dama) su mejor obra, la más "proporcionada" y "redonda". Sería su obra cumbre, por tanto, dentro de la que suele considerarse también mejor etapa de su autor, claro que en esto hay división de opiniones, y aunque algunos comentaristas, como F. R. Leavis, votan por el Retrato (que el propio autor sitúa a este respecto justo después de Los embajadores) y otras novelas previas a este estallido final, son más lo que optan por el periodo difícil, entre otros Percy Lubbock. Personalmente, creo que no estamos obligados a elegir, aunque en este caso tiendo a dar la razón a la mayoría. Por lo demás, es admirable la vastedad del legado de Henry James, y la altura de tantas de sus obras. Prácticamente no hay un solo volumen ma…

El último encuentro

Por B. Arias
   A inicios del nuevo siglo, todos (o casi todos) nos pusimos a leer a un autor hasta entonces desconocido, húngaro que nunca renunció a su lengua materna, ni siquiera en el exilio, y con nombre felizmente memorable: Sándor Márai. La novela que inició el enganche es la que nos ocupa hoy, El último encuentro, original de 1942 y con un título original más críptico: "Arden las velas" o "A la luz de los candelabros" (algo así). Me pregunto si la elección del título castellano tuvo algo que ver con el fenómeno editorial. Se sucedieron las traducciones de sus novelas, largas y cortas, casi en orden cronológico, hasta llegar a sus memorias y diarios. Leímos después de ésta La herencia de Eszter y Divorcio en Buda, sin que el hechizo disminuyera, y con la última parte de La mujer justa (innecesariamente añadida por el propio autor a la versión original) y, sobre todo, con La amante de Bolzano, el encanto (en mi caso) se rompió. Desde entonces, nada más. La es…

El mapa y el territorio

Por B. Arias
    Continúo mi recorrido por la obra de Houellebecq, a menudo relecturas, con esta novela que me fatigó en su día y que ahora al regresar a ella en otras condiciones (la primera vez fue en digital, ahora en papel) me ha gustado bastante. Primera apreciación, por tanto: las obras saben distinto según el formato en que las leemos, y la lectura apresurada en formato electrónico, que suele hacerse en circunstancias incómodas, a ratos perdidos y muchas veces asediados por los ruidos, a la larga perjudica la valoración y el disfrute de unos libros que no hempos leído propiamente como tales.     Lo primero que se suele destacar de esta novela es cierta sorpresa por haber dado con una novela clásica firmada por el post-moderno Houellebecq. En efecto, escrita en tercera persona, extensa, galardonada con un premio como el Goncourt, sin apenas contenido sexual y centrada sobre todo en un personaje claramente distinto del propio autor, parece una novela sin más, no las rarezas a que…

El monarca de las sombras

La primera y la tercera Lady Chatterley

Por B. Arias
   Llego tarde a este clásico supuestamente erótico, al menos por lo que sugiere su famoso pleito (desgranado por Coetzee en Sobre la censura), aunque su erotismo es bastante moderado a ojos de nuestro tiempo. Según el más reputado de los comentaristas de Lawrence, su vocación era limpiar el lenguaje con que hablamos del sexo (buen intento, F. R. Leavis); pero el lenguaje es siempre lenguaje sobre las cosas, así que en todo caso el propósito sería limpiar la forma de ver la sexualidad en su época, los años veinte, ya que Lawrence dio a la imprenta la novela en 1928, después de dos versiones preliminares. Una vez pasada la prohibición, es esta tercera y última versión la que suele leerse, por ejemplo en la edición que he usado de Alianza Editorial, con traducción de Francisco Torres Oliver. El amante de Lady Chatterley es una buena novela, pero al parecer no se encuentra entre las obras mayores de Lawrence. Leavis (y en general todos los que conocen su obra) recomienda El …